13/02/2010

Totalmente Desierto

Vuelta al Desierto (La Oficial)
Este domingo nos fuimos al Desierto de los Leones guiados por Paquito, varios Xsureños al saber que íbamos al Desierto se imaginaron una ruta muy leve y sin ninguna complicación, pero Paquito nos tenía una sorpresa reservada.
La cita fue en Sta. Fe a donde casi todos llegamos puntuales, al final solo esperamos a 2 ciclistas que venían de azul (demorados), en total 17 ciclistas, mas Jonathan y Rubén que llegarían directo al convento, nuevamente una buena asistencia de ciclistas.
La meta seria llegar nuevamente al Cerro san Miguel pero por los pantanos, una nueva ruta, 100% pedaleable, más leve que la ruta que hicimos la vez pasada en donde las subidas eran súper inclinadas, solo que no nos aviso Paco que en distancia seria más del triple.
Ya todos listos se presenta Paco y nos da las últimas instrucciones, aquí se las dejo, entrecomillas la traducción:
Paco: bueno, mmm, yo soy Paquito, algunos ya me conocen y algunos no. “los que no me conocen ahorita me la pagan”
P: mmm, la ruta que haremos es al Cerro Sn. Miguel por los pantanos, mmm, la distancia pos más o menos, yo espero, 30 kms, pero es un aproximado, la verdad no sé. “la distancia vale madre, ya lo verán”
Xsur: en que canal los radios
P: radios, mmm, no son necesarios, para qué? “radios? No manchen, ni aipod tengo”
X: y si nos perdemos
P: perderse? “pa’que lo pelo”
P: ahora haremos grupos y yo me entiendo con el líder de cada grupo “así ya si se pierden es pex de cada líder”
P: bueno pues ya vámonos
Y así fue, se formaron 3 grupos, el de los desesperados con Paquito, Rubén, Memo, Diego; el de las chicas con Maribel, Laura, Lupita, Gaby y Ángel, y de los glotones, que sería el resto con Hans, Víctor M., Enrique, Jonathan, un par de amigos que no recuerdo su nombre, William y el amigo argentino de Memo. Esta vez las chicas fueron las más aguerridas, las que nunca se quejaron y siempre iban al frente.
La ruta empezó bajando unos escalones hasta un estanque con patos y luego unos columpios por vereda hasta encontrar la carretera que va a Sn. Ángel, un tramo de la misma hasta encontrar la entrada a los pantanos, aquí ya tomamos un camino ancho de terracería que nos llevaría por varios manantiales, siempre de subida, hasta encontrar el camino que viene de los Dinamos, de ahí seguir subiendo hasta el Cerro Sn.Miguel.
Si bien esta ruta es totalmente rodable, a diferencia de la que sube por Cruz Blanca, el guía nunca nos advirtió que era más del triple de distancia, pero la verdad es que era una subida leve pero constante, no se le veía fin, el Cerro Sn. Miguel a lo lejos se veía, a pesar del cansancio, de los pensamientos recordatorios del 10 de Mayo, nadie se quejaba, los volcanes al fondo como una postal nos alentaban a seguir pedaleando, el clima caluroso y los paisajes espectaculares, Enrique se detenía a tomar fotos, muy pocas compactaciones, Jonathan pensaba “mejor me hubiera quedado a lavar”, Fiurer “mejor hubiera ido a Pachuca”, nadie hablaba, todos en silencio y al borde de nuestros límites pedaleábamos en esta vuelta completa al Desierto, sinceramente y sin exagerar debo confesar que ha sido la mejor rodada que haya hecho en el Desierto. Después de subir y subir llegamos al entronque con el camino que sube de Cruz Blanca, aleluya, se acabo la subida, ahora si es verdad, terreno conocido, hacemos una última pausa para el picnic y empezamos a bajar hasta el rio con su puente de madera, a todos les regresa el alma y muy contentos seguimos bajando hasta Cruz Blanca, mas bajada rápida y emocionante hasta los autos sin ningún contratiempo, una rodada perfecta, mucha subida, casi 30 kms de pedaleada ida y vuelta, ninguna pinchadura o descompostura, ni siquiera caídas, solo algunos resbalones muy leves, el clima a nuestro favor, mucho aire y unos paisajes espectaculares, todo esto entre puro xsureño, ¿que mas podíamos pedir?
Al final, algunos se quedaron a comer y los demás tuvimos que regresar a la realidad antes de que se nos acabara el encanto, antes de que las “enemigas” se amotinen y nos den cuartelazo, además listos para llegar a ver el Super Bowl, otro domingo de MTB.
Nos vemos el domingo (mañana) para irnos a rodar X la amistad a Xhiluca, al final de la rodada nos vamos a comer a Don Roque, restaurante de mariscos recomendado por un mismísimo jarocho (Joss), esta vez si me quedo a comer, hasta entonces…El Fiurer

06/02/2010

Totalmente Tulmiac

Totalmente MTB y Tulmiac

Después de un largo puente de inactividad en las ya famosas reseñas y dejar de contarles nuestras anécdotas de unas muy buenas rodadas, el Cuauhtzin (en donde Pipo perdió su mochila con todo y las llaves de su camioneta), la Pitufa, la Coconetla (en donde Aarón y sus acompañantes se perdieron, regreso a las andadas, es decir a las reseñas. Todo este letargo se produjo desde que me aventure a ver la película de “Encuentros del 4º Tipo”, desde esa noche no pude conciliar el sueño y fui abducido (secuestrado) una de esas noches por alliens que no entendían la filosofía xsureña para ser regresado esa misma noche, pero a diferencia de la película, que les dejaron grabado en la memoria un búho blanco cada que intentaban recordar lo sucedido, a mi me dejaron grabada en la memoria puras “hojaldras” por lo que ahora cada que este en la montaña solo ”hojaldras veré, que horror.
Pero no importa, aun así no dejaremos de rodar y aquí les dejo la reseña del Tulmiac al 100%.
Este último domingo de Enero nos fuimos al Tulmiac y como ya es costumbre para Xsur en el punto de reunión ya estaban puntualmente casi 20 Xsureños, partimos juntos a Parres, haciendo todavía una parada sobre el camino para recoger (aunque se oiga feo) a Robín, ya listos en Parres, nos organizamos y empezamos nuestra rodada, de guías Seiko y Robín, en medio el Fiurer y de barredora Sara. El clima muy frio con mucho viento lo que hacía que la sensación fuera de un clima invernal, pero nada nos detendría y empezamos a rodar por la ciclopista para más adelante internarnos al bosque por camino ancho hasta llegar al manantial con muy buen paso, en donde ya nos esperaba ansiosamente Rubén, el cleto estepario, quien de este punto recibió la estafeta de guía para llevarnos a las estepas chichinahuatzinecas que conoce como la peluda palma de sus sucias y mañosas manos. Al llegar al manantial una pausa de compactación para esperar a los rezagados y deliberar que ruta tomaríamos, ya todos juntos y relajados decidimos la ruta, coronar la cima del manantial, desde ahí se veía difícil y en realidad lo fue, pero nadie se rajo, todos subimos a la cima, los más valientes por un camino directo y muy técnico y los demás por un camino que rodeaba el Tulmiac, más largo pero muy panorámico y menos difícil, ambos caminos se juntaban casi en la cima, hasta llegar juntos a la torre de vigilancia, a donde tuvimos acceso (solo Xsur) para deleitarnos de la espectacular vista, toda una belleza, todo el esfuerzo había valido la pena, un descanso para picnic y seguir disfrutando la vista del DF. Empezamos a bajar, una bajada muy técnica y veloz, el deleite de muchos, ya en la parte baja decidimos ya no ir a darle la vuelta a la Comalera, decidimos mejor estrenar ruta y darle la vuelta completamente al Tulmiac, una vuelta llena de subidas leves, muy buenas bajadas totalmente en medio del bosque, una ruta espectacular que nos dejo a todos más que satisfechos hasta llegar nuevamente al manantial y hacer la visita obligada a la gruta, definitivamente una rodada mas para el extenso catalogo de Xsur. Ya listos para regresar nos tomamos 15 minutos para descansar, abrazar arboles (técnica muy revitalizante que nos enseño Lulú) y compartir con los amigos.
La hora de regresar y despedirnos de nuestro buen amigo Rubén que regresaba por montaña a su casa y nosotros a los autos, un bue tramo de subida y después camino técnico hasta alcanzar nuevamente la ciclopista que nos llevaría directamente a los autos, muy contentos y satisfechos de otro domingo de MTB algunos se fueron todavía a las kekas y otros emprendimos nuestro regreso a casa, antes de que se rompiera el encanto y nuestras bicis se convirtieran en calabazas.
Muchas gracias a todos los asistentes por volver a compartir la magia de cada domingo y que cada uno de mostros le pone su toque, esta vez fuimos: Lupita, Lulú, Sara, Gaby, Blanca y Arturo B, Luis C. (el puñal), Maestro Limpio, Jerry, Robín, Seiko, Salvador, el Lobo Estepario, 2 recientes Xsureños que no recuerdo su nombre, José, Jesús, L’alonso, el Pana, Enrique y un servidor.
Nos vemos mañana para estrenar nuevamente ruta, esta vez en el desierto de los Leones don Paquito, ni más ni menos, de guía, hasta entonces…El Fiurer