29/07/2009

Doña Roxita y su Infierno


Doña Roxita (sin babas)
Este domingo nos toco rendirle honores a Doña Rosita, una muy buena rodada por el oriente de la ciudad, en las faldas del Ixta, una rodada muy singular, primero por que raramente vamos por esos rumbos y además por lo que les iré platicando.
Todo empezó para mí a las 0630 pasando por Yica, luego por Víctor M. y finalmente por F4 sobre la Zaragoza, ya íbamos carro lleno al mismísimo estilo del PRI.
Llegamos puntualmente a los Cochinos, nada de trafico, muy rápido, en el lugar ya estaban Maribel con el miniMe (Memo), Salvador con su cuate, Edgar con Mario (maestro limpio), Víctor F. y el Charro (Arturo) con su cuate, en esas estábamos (saludándonos y abasteciéndonos de chatarra) cuando llego Robin con sus huestes, un buen de carros, ya solo esperamos a Nayin con Martín y a Aaron con Diego, Jesús M., y el Lic. Ángel. Ya todos juntos y habiéndonos saludado como si tuviera años que no nos veíamos nos dirigimos a Amecameca por camino robinesco, ya en Amecameca a desayunar y que mejor que unos exquisitos tacos de mixtote y/o atole con tamales, todo una delicia, las ”ratas” (Ehecatl y Ramses) habían llegado desde la noche anterior por miedo a que los dejáramos o que no los viéramos con todo y familia. Ya después de un par de mixtotes, muchos decían y pensaban que era mucho, pero, xaxa, no sabían lo que les esperaba, ya no volveríamos a comer hasta cerca de la media noche, ya bien desayunados nos volvimos a juntar.
Ya llenitos, fuimos compactándonos con los carros para dirigirnos ya en “fa” al lugar donde iniciaríamos nuestra rodada, tal era la emoción de Robin de tener a todo el grupo en sus terruños que hasta barredora en jeep teníamos, pero la misma emoción hizo que nos pasáramos de calle, y ahí vamos todos los carros de reversa para reencontrar el camino. Un camino de terraceria hasta donde dejamos los autos y nos alistamos para iniciar lo que seria nuestra aventura.
Ya todos listos, nos dio las ultimas instrucciones Robin, conocimos a toda la banda que va cada sábado al Cerro de la Estrella, que la verdad eran muchos que , yo al menos, no conocía y supongo que tampoco ellos conocían a la mayoría de los que íbamos y que no vamos al Cerro de la Estrella, empezamos esta vez bajando, pero no todo seria miel sobre hojuelas, inmediatamente empezó la subida y no acabaría hasta después de las 1500 horas, hora en que íbamos escuchando por radio a los panboleros, subir y subir, la mayoría de la ruta muy rodable, casi al final una subida muy empinada con mucho lodo y húmeda, lo que hacia que casi todos nos bajáramos a caminar, ya todos en este momento le echábamos porras xsureñas al joven maravilla Robin, no había quien cuando llegaba a la parte alta de esta empinada subida le dijera por el radio “mejor ni llegues Robin, mejor regrésate”, al llegar Robin a la parte alta varios querían pasarlo por las armas, su salvación fue cuando nos dijo ya solo faltan 500mts de subida, pero al parecer nadie se acordó de las mentiritas de todo montañista, solo la puntita (ah no esa no), ya solo 500mts o ya una vueltecita mas y ya, los 500 mts se convirtieron en 3 kms (tal vez sean 500mts en Ciudad Gótica) por arte de magia, Memo ya se negaba a dar un paso mas, varios ya veían a mi pollito con ojos de pavo de Noche Buena, pero ahora si una vuelta y llegamos al valle en donde en realidad termino la subida, todos con hambre y cansados nos queríamos comer los unos a los otros (Yica estaba junto a mi) pero contentos de haber llegado hasta aquí, solo una patita de cambio se había roto, pero Edgar, muy precavido, llevaba una extra y se la cambiaron rápidamente. La foto del grupo y ahora si a bajar, una bajada rápida, en la que Memo se confía y le suelta el freno pero resbala y se cae aparatosamente, casi lo arrollo, su “patita” chafeo, pero su patita con la que camina, se le quedo atorada entre los hierros retorcidos de su bici, le ayudo a levantarse, pero queda muy dañada su patita, la segunda patita del día, esta calientito y no le duele tanto, sigue rodando. Seguimos bajando por una vereda muy empinada, ahora de bajada, muy técnica, mucha roca grande que hace detenernos mucho, la barranca siempre al lado, lo que lo hace mas emocionante, a mitad de barranca, Aaron viene detrás de mi, nos detenemos y baja el pie del lado de la barranca, terreno muy inestable y pasa lo que muchos de nosotros hemos tenido de pesadilla, se va al barranco, solo veo como va saltando (cagadisimo, ahora lo puedo decir) entre las ramas y ni como ayudarlo, va cayendo, se hacen unos segundos infinitos, no se dobla, cae como tabla, de cabeza luego de pies, como en Tom y Jerry, la neta no se que hacer, si reír (la neta me estaba cagando de risa) o llorar, no sabia si la iba a contar, finalmente unos 15 mts abajo se agarra de los arbustos y se detiene enredado en la bici, trato de controlar mi risa y bajo a ayudarle, se levanta con cara de pocos amigos, le subo la bici y el se queda muy encabronado abajo mentándole la madre a la Naturaleza, gritando en medio de la nada, tratando de desahogarse, espanta a toda la fauna a nuestro alrededor, y le canto “sacaremos a ese wey de la barranca” estando fuera de su alcance, voltea a verme con mirada de Hannibal Lecter y medio sonríe, ya no tiene de otra, después de media hora de desahogarse con mentadas de madre a todo y a todos, se relaja y sube de nuevo a la vereda para salir como demonio delante de mi, ya no dijo nada pero con una mirada asesina voltea a verme, como diciendo: “I’ll be back”
En este tramo otra patita de desviador rota, la de Salvador, esta vez él no trae patita extra, le ayudan a ponerla sin desviador, así se la lleva lo que falta de la rodada.
Seguimos bajando, caídas por todos lados, nada grave por fortuna, Yica y Maribel dando cátedra de cómo bajar y muy bien en la subida ambas, impresionante su condición y nivel dejo a todos los pupilos de Robin y al mismísimo Robin anonadados.
Seguimos bajando, algunos tramos a pie, tramos my técnicos, ya casi son las 1730 y cantamos ya victoria, no sabíamos el infierno que nos esperaba, nos cambiamos, alistamos, ya todos hambrientos olemos el inminente conejo, empezamos a bajar en los autos, nos compactamos y tomamos la carretera hacia Chalco, todo tapado del trafico.

Infierno de Hamlet
Empieza la desesperación, le empezamos a decir adiós al conejo, imposible que este abierto, no hay para donde jalar, todo un tapón, de repente veo a Aaron atrás de mi salir como pesero energúmeno en medio de una manifestación y manejar por sonde se supone que estaba cerrado pero trae 4x4 y sus pasajeros lo alientan a hacer lo prohibido, Diego llora de la emoción, el Lic. Ángel conoce la zona y lo lleva por en medio de los maizales a campo traviesa, imposible seguirlo, me recuerda a Homero Simpson cuando quiere llegar a la taberna de Moe, o a una madre impulsiva tratando de llegar a tiempo para dejar a sus hijos en la escuela maquillándose y todavía hablando por el celular.
Robin nos habla por el radio y nos lleva a los demás por un camino alterno mas largo pero con poco trafico, Yica me va acosando todo el tiempo, F4 y Víctor M. rezando por encontrar pulque, F4 conoce donde, se les iluminan los ojos como al Linda Blair en el Exorcista cuando ven que todavía hay pulque, se bajan y compran cada quien su litro, inundan con la dulce fragancia de l a baba de oso el interior del auto, Yica empieza a subírsele con el puro aroma, me acosa mas insistente, Nayin por radio me aconseja que no ceda a sus pretensiones, no sabemos sus intenciones, se aferra Yica en que sea “suyo”, llegamos de nuevo a la carretera de Chalco, el infierno de trafico, nunca antes lo había vivido así y con hambre, Aaron y sus pasajeros ya casi acaban de comer en los Cochinos, por celular se comunican con Nayin y Nayin por radio nos mantiene al tanto, nos saboreamos la comida, ya esta a la vista los Cochinos pero nos avisan que ya están cerrando, ya valimos madre, al pasar por el lugar, los alcanzamos a ver saliendo de los Cochinos agarrándose la panza de la tragazón que se dieron, todos los demás desilusionados, ojerosos y ya sin ilusiones de comer, pensamos en el plan B, agarramos la Zaragoza y de volada llegamos a los Bisquets a comer, ya me quería coMer a Yica, no se deja, agarramos la Zaragoza y el trafico peor, nos vemos de carro a carro, todos con ojos de “%$#& madre de trafico, Memo esta en su punto, se quería madrear a todo mundo igual que su dad, Edgar, inimaginable, 4.5 horas de camino de Amecameca al aeropuerto, el hambre se me espanta, las lombrices grandes ya se comieron a las chicas, se calman un poco, mis pasajeros se van bajando poco a poco, primero F4 en Zaragoza, abortamos el plan B y ya de Bisquets ni madres (me acuerdo y me súper encabrono), ya son casi las 2300 y en pocas horas me tengo que levantar a trabajar, si vamos a cenar es al menos otra hora, la siguiente en bajar es Yica en el metro Zaragoza, preocupados nos vamos, al final dejo a Víctor en su casa, pero me vio tan mal que se discute con unos tacos de “muerte súbita”, el mejor manjar, se me había olvidado que tenia hambre pero con el primer “machito” (taco) me vuelve el hambre y la vida, me tiene que detener Víctor para que no coma mas, me dice que mejor me regala mi jersey Xsur.
Increíble, llego a mi casa alas 2315 todo cansado con rasguños por todos lados, literalmente y con chupetones de Yica, ni esperaza de que me crean que fui a rodar, me hago a la idea y entro a mi casa por la chimenea pero me esta esperando mi “enemiga” con el fogón, me hago el enojado, le digo que de seguro cuando fue a misa no pidió por mi ni prendió una vela para que no me cayera, levanto la voz y extrañamente todo vuelve a la tranquilidad, en automático me voy a dormir con mis hijos, no vaya ser el demonio y en la noche me quiera dar la vuelta (estaba viendo en la TV Mujeres Asesinas), checo antes el congelador y esta repleto de carne, ya hasta me saluda mas efusivamente el carnicero, esta ultima parte ya no entiendo por que ni quiero entenderla, duermo profundamente y tengo pesadillas con el trafico, ni modo.
Les dejo algunas fotos, esta fue la triste historia de los xsureños en tierra oriental, pero no por eso, nos vemos el próximo domingo para una nueva aventura Xsur, nos vamos a Villa del Carbón, una rodada excelente lejos del trafico, gracias a Robin y a todos los xsureños orientales, hasta el domingo…El Fiurer




16/07/2009

Reseña NVD-XTPN. Intermedios


Nevado de Toluca-Ixtapan de la Sal

Rodando entre familia
Este domingo nos fuimos a rodar esta ruta que es el sueño hecho realidad de cualquier amante del MTB, y no puede haber mejor sentimiento que rodar entre pura familia, y en mi caso es doblemente verdad, primero por que iban 2 primos (Víctor M. y Fabián M.), 2 sobrinas (Monse y Jenny) además de mi primogénito Hans (que es el único hijo aceptado y reconocido entre los rodantes, aunque varios quieran que los reconozca), y segundo por todos mis hermanos y hermanas xsureñas con los que he recorrido tantos y tantos kms, tantas y tantas anécdotas, viejos y verdaderos amigos, y muchos nuevos y también muy buenos amigos, además de estar rodando con un clima espectacular con la Luna todavía a la vista y unos paisajes de postal, son sensaciones que no se pueden comparar a alguna otra.
Esta vez nos dimos cita en Polanco, en el punto que se ha convertido nuestro punto de salida cuando rentamos un autobús, por ser una rodada de las mejores y mas espectaculares en el catalogo Xsur, aunque ya estaba programada en nuestro calendario desde hace algunas semanas, de el momento que se publica la logística al momento que se lleno el cupo para el autobús pasaron menos de 48 horas, teniendo que dejar a algunos sin lugar. La cita fue muy temprano, esta vez todos estuvimos puntualmente en el lugar y a la hora indicada, arrancando para nuestra aventura a las 0530 y sin parar llegar a Los Venados, en donde rápidamente nos preparamos y con bastante frío, los avanzados iniciaron ni tardos ni perezosos inmediatamente y sin ningún preámbulo su camino hacia el cráter, los intermedios todavía tuvimos tiempo para reunirnos, explicar la ruta e inmediatamente empezar a rodar, que también empezaba con subida pero mucho mas leve y corta, esta vez siempre al frente iban Yorsh (que no podía controlar su ímpetu y de repente se adelantaba de mas) con un control de la bici bárbaro y un ritmo excelente y Maribel (que sorprendentemente ha mejorado mucho en su manejo y condición) que regreso para vengarse de la ruta, la vez anterior se había caído fuerte, seguidos por todos los demás, todavía algunos empezaban a calentar cuando empezó la bajada en camino ancho, en donde Liliana que también iba al frente se descuida y cae aparatosamente, yo iba atrás de ella y si no es por el salto como de metro y medio que di con una vuelta inversa hacia el frente la hubiera arrollado, la primera de las varias caídas de Liliana, que afortunadamente solo resulto en raspones, pero también la primera caída entre las muchas, de casi todos en todo el recorrido, debido al verdín y el camino muy húmedo.
Mucha bajada adentro del bosque, muy buenas y excelentes bajadas, Víctor F. de guía, apoyándolo en la punta, tratando de contener a los punteros el Fiurer, Nayin en medio y Víctor M. de barredora siempre ocupado y preocupado por los que iban retrasándose un poco, salimos del bosque para seguir por una carretera poco transitada para mas adelante reincorporarnos al bosque. Mucha bajada técnica, muchos escalones, demasiado verdín que hacia caer a la mayoría, todas las caídas sin consecuencias, ahora conozco la sensación de una mosca al verse atrapada en alguna telaraña, al tratar de evadir una zona de charcos me metí entre los arbustos y me vi atrapado entre muchas zarzamoras, tuvieron que llegar a auxiliarme para zafarme, muchos rasguños que hicieron dudar a mi enemiga de haya ido a rodar y que a puro tehuacanazo me saco la verdad.
Sin ningún incidente llegamos a la tienda que ya es costumbre que paremos para descansar un buen rato, rehidratarnos y reabastecernos de chatarra, ya descansaditos y repuestos seguimos la ultima parte de nuestro rodar, por camino ancho, un poco de carretera y terraceria hasta llegar al balneario de Ixtapan, en donde ya estaba el autobús esperándonos. Nos ponemos de acuerdo para vernos cerca del lugar en donde comeríamos, llegando al restaurante a las 1615 a deleitarnos con la comida del lugar, y a las 1715 empiezan a llegar los avanzados, comemos y nos vamos a subir las bicis y a comprar “municiones” para el regreso, todo los comentarios son de agrado por la ruta y el ambiente xsureño, empieza nuestro regreso y también la fiesta en el bar rodante xsureño, circula por todo el autobús tequila, vodka, anisF4 y una especie de vodka checo (obsequiado por Misha) que por azares del destino cayo en mis manos y nos deleitamos con su buen sabor, gracias Misha de parte de todos, esta vez Diego y Víctor F. fueron los anfitriones en el bar y Fabián M. nuestro mesero para los de clase turista, y a ritmo de la marcha nupcial (dedicada al Rasta) y de gritos de guerra “uleeerooo, uleeerooo” dedicados a los de la clase turista en la parte de atrás y de regreso a los de primera clase, entre la ya tradicional música de Rarón después de 2 horas llegamos un poco mas mareados de lo que habíamos subido a Polanco, y entre el cansancio y los efectos causados por los “pomos” fuimos bajando del autobús como zombies, algunos como Harry Pewter queriendo convertir en sapo al Charro, Yica tratando de mantenerse en línea recta y dando explicaciones que nadie le pedía, Lupita con las tripas de cabeza, Eyder hablando alemán y Melanie hablando teutonaca (gracias al famoso anisF4), Víctor F. tratando de orientarse con su GPS para encontrar su carro, los nuevos miembros de Xsur espantados, Diego bien pex pidiendo le lana a todos, en fin, todos los espíritus chocarreros de MTB saliendo de cada uno, pero todos contentos y mas que satisfechos por haber compartido esta excelente rodada y esta fiesta xsureña, ya famosa, muchas gracias a todos por poner cada quien su granito de arena para que este día fuera tan especial, nos vemos el próximo domingo para seguir sufriendo y rodando, esta vez nos vamos a la Xinte Rocx, checa todos los detalles en http://www.xsur.com.mx/ la pagina interactiva de TODOS nosotros, Xsur impone el ritmo y la moda, hasta entonces…El Fiurer




06/07/2009

Rodando y votando


Rodada Electorera
Este domingo Xsur pensando en nuestro deber ciudadano de ir a votar nos fuimos a botar (brincar) y a rodar a las inmediaciones de nuestra querida Pitufa, la madre de todas las rodadas. Rodamos por el camino a Tepoz, vía mar de lava, hasta el Manantial y un poco mas allá, dándole la vuelta a los volcanes Bartolo y la Comalera para después regresar a los autos.

Inicio
Esta día la aventura comenzó en Periférico y Tlalpan, a donde llegamos 20 valientes ciclistas, ahora si muy puntuales, y 4 mas a llegaron al punto de inicio de la rodada (lugar clasificado), en total 24 xsureños muy entusiasmados y listos para rodar esta pequeña ruta, que aunque leve, no tanto como para no dejarnos satisfechos.
No cabe duda que Xsur se ha convertido en uno de los grupos mas representativos (no el mas ni el mejor) de la ciudad mas grande del planeta y ahora cada domingo se ven invariablemente, siempre, caras nuevas. Si alguno de nosotros deja de rodar un mes, cuando vuelves a venir ya ves a casi todos como extraños, y preguntándoles a estas caras nuevas como supieron de Xsur contestan: por un amigo que ha rodado con Uds., por el mecánico del taller a donde llevo mi bici, por otro foro y hasta por alguna revista especializada (no Kaliman ó Alarma) y este domingo no fue la excepción, 7 caras nuevas, bienvenidos todos.
Ya todos listos y acomodados en los autos nos fuimos directo al punto de inicio de la rodada, en donde después de armar nuestras bicis y prepararnos, Víctor F. nos enseño la ruta en un mapa. El día no podía estar mejor, a la vista el Iztaccihuatl, el clima espectacular, todas las condiciones estaban perfectas para una muy buena rodada, dadas las últimas indicaciones y conociendo a las caras nuevas nos dispusimos a iniciar nuestra aventura de este día.
Empezamos subiendo por la ciclopista, no habíamos avanzado mucho cuando Nayin me iba distrayendo con sus aventuras eróticas (siiii, en serio), tanto fue mi emoción de lo narrado que hasta me puse colorado, con lujo de detalles me iba narrando sus aventuras, tanta fue mi emoción que no podía dejar de verla (la boca seca y los ojos inyectados de lujuria), habíamos avanzado como 2 kms de la ciclopista cuando un pinché postecito de los que están en medio de la ciclopista se me atraviesa, yo no tenia ojos en ese momento para otra cosa que no fuera Nayin y cuando vi al dichoso postecito pues ya fue demasiado tarde, íbamos a buen paso casi en la vanguardia y que me tira, el ahora famoso postecito, buen trancazo, lo malo que Víctor M. (mi primo) iba muy cerca de mi (tal vez también escuchando las aventuras de Nayin) y ¡chuza!, también se cayo y se llevo la peor parte, salio mas raspado, al momento de caer, casi me muero del susto del gritote que pego Nayin, sino me moría de la caída pues casi del grito, un grito infernal y ensordecedor, como venido de ultratumba, afortunadamente entre risas (al menos yo) nos paramos y continuamos.
Dejamos la ciclopista para entrar en camino ancho, empezando con unas muy buenas subidas, aquí nuevamente Nayin dio la nota, en una da las bajadas entre tanta piedra y brinco que pierde su recién desempacado GPS, muy preocupada (lo compro a 24 meses sin intereses, dejando sin comer a Martín) se regreso con una delegación de Xsur a buscarlo, afortunadamente lo encontró y le regreso el alma al cuerpo, ahora guardándoselo estilo “mi abue”, en el “chicharrón”.
Después de librar algunas buenas subidas llegamos al Manantial y descansamos un rato, percatándonos de toda la “borregada” lista y escondida por algún dirigente de “negro partido” (sin entrar en detalles) para llevarlos a votar en el momento y lugar adecuado a donde fueran perdiendo.
Reiniciamos nuestro rodar, ahora rumbo a Tepoz, dándole la vuelta a 2 volcanes que teníamos hacia el sur, una cadena rota y una pinchadura nos hicieron detener, algunos campistas, en medio de la nada, como temiendo (al igual que todos nosotros) que fuéramos de los Zetas (pero no, eramos de los X's), con precaución al principio pero amigables después de un rato, aquí Salvador, de los nuevos en Xsur, pierde su cámara y al mismo tiempo el color de cara, la reencuentra y le vuelve el color, ya todos juntos de nuevo reiniciamos nuestro rodar, desviándonos un poco para evitar la subida al Manantial y haciendo la ultima compactación en la tiendita cercana a la ciclopista, reponiéndonos con “chatarra”, ya todos juntos tomamos nuevamente la ciclopista para regresar a los autos, en donde rápidamente subimos las bicis a los autos y nos fuimos a comer a Topilejo, no cabe duda que ya es una tradición en Xsur la comida al final y esta vez fue una gran comilona, ya todos satisfechos y contentos de terminar temprano de rodar, nos despedimos y nos fuimos a casa a votar por nuestro gallo, pensando ya en el próximo domingo que nos vamos a rodar el sueño hecho realidad: Nevado de Toluca-Ixtapan de la Sal, hasta entonces…El Fiurer